Skien (Noruega): 4-9de Junio de 2012

Fotos en álbum público de facebook. Esperamos que os gusten...

 

* KRAFT, MOT, OVERBEVISNING!

                Mientras mi querida familia Sakura retornaba de su exitosa reunión en la playa de la Pineda de Salou, y el "Sakura Norway Team  1" (matrimonio Jorge-Juri) disfrutaba de un alto en el viaje(Huesca-Zaragoza-Londres-Sanderfjord/Torp) en tierras Londinenses con motivo de las celebraciones del Jubileo del 60 aniversario de la coronación de su graciosa Majestad Isabel II, el  "Sakura Norway Team  2" (Alberto G, Dabi y un servidor)  ultimaba pertrechos y equipajes para el asalto vía aeropuerto BCN T-2 con destino Norway(aeropuerto Moss/Rygge). De allí en tren hasta Oslo, otro más hasta Larvik, y un bus hasta Skien(lo que viene siendo un pequeño paseo…). La explicación es muy sencilla: dos itinerarios distintos para conseguir alcanzar con éxito el destino final; como los grandes estrategas de la historia pensamos que si un equipo falla, siempre está el otro para culminar con éxito la misión, teniendo en cuenta que volábamos con Ryanair…

                El tiempo pintaba en Skien lluvioso y entreverado para esa semana según aplicaciones meteorológicas para los Samsung, por lo que preparamos equipaje de frío y calor(para complicar aún más la compatibilidad con las normas de vuelo y facturación de RYANAIR en lo que a pesos  y precios se refiere). Concluidos los preparativos,  el domingo at midnight o’clock recogida de pasajeros y rumbo a Barcelona, contentos y nerviosos a la vez por si nos dejábamos algo, sobretodo Dabi que sorprendentemente llevaba un equipaje de cabina muy pequeño en comparación al nuestro… (nuestras maletas de 10 kgs y él una mochila pequeña con una bolsa de Doritos y poco más..)

Viaje de noche pero entretenido con la amena conversación sobre lo que nos podíamos encontrar, mientras la señorita del Tom Tom no paraba de avisarnos de los posibles radares fijos, móviles y los posibles controles de alcoholemia.

                Todo fue bien hasta 200 metros antes de llegar a la nave-parking donde se quedaría el coche hasta nuestro regreso, en el que una pequeña confusión en la última rotonda(yo, obviamente como conductor, le echo la culpa a la señorita del Tom Tom), nos llevó a hacer un paseo extra de 10 kms(recalculando ruta…) para realizar un cambio de sentido, pasar tres veces por la misma rotonda y mosquear a las 2 dotaciones de Guardia Urbana que estaban charlando en la famosa rotonda, ya que éramos el único vehículo que circulaba y encima matrícula de Huesca (algún chiste de despistados harían seguro a nuestra costa..). De allí nos trasladaron en furgo a la terminal del aeropuerto, y realizando con éxito el “check in” (ya que los mal pensados creíamos que la compañía aérea tendría trucadas las básculas de pesaje de equipaje para cobrarnos sobrepeso…).
                Enseguida decidimos pasar a la zona internacional, aunque íbamos sobrados de tiempo, pero como la impaciencia es mala compañera de viaje, al pasar por el control de seguridad nos tiraron la bebida a la papelera. Durante unos segundos alguno tuvo en su mente entrar a discutir sobre la calidad del agua oscense que ya reposaba en el fondo del contenedor, pero como Alberto acababa de pitar en el arco detector de metales y lo estaban cacheando, siendo las 4 y pico de la madrugada, lo dejé para mejor ocasión, así como inmortalizar el momento con unas fotitos, ya que yo había pasado con éxito el control y no quería empezar a ser también protagonista…

                Ya en la zona internacional y sin bebida, obviamente nos entró sed, y a comprar refrescos para la recena-desayuno antes de subir al avión. La máquina expendedora-timadora te mostraba qué era lo único que ibas a beber, el precio que estabas obligado a pagar, y el tipo de monedas que aceptaba(importe justo). Al final conseguimos la bebida y a esperar con el bocata a nuestro deseado pájaro de metal blanquiazul que nos transportaría a tierras nórdicas.
                Por fin subimos a la hora a nuestro avión, un Boeing 737-800, muy grande por fuera, pero incomprensiblemente pequeño por dentro. Mi experiencia voladora no es muy extensa, pero yo recuerdo todos mis viajes en avión como los de tren e incluso bus, y tengo que reconocer que he cruzado muchas veces España, sin lujos pero normal; ahora bien, la compañía Ryanair ha conseguido dar una vuelta de tuerca al sufrimiento del viajero: no contenta con martirizarte con los trámites en el proceso de compra de billetes por Internet, cobrarte por documentos que tú confeccionas, cobrarte por documentos que tú imprimes con tu papel, impresora y tinta, cobrarte lo mismo por tú transporte que por tú maleta, cuando crees que está todo superado con éxito, es realmente cuando empieza la tortura del vuelo.

                Aunque a simple vista parecen plazas normales, no lo son: son bastante más estrechas y por supuesto incómodas, no se pueden mover ni para adelante ni para atrás, sólo tienen una posición que es la que diseñó el ingeniero para que volaran más personas a la vez(donde otras compañías transportan 100 personas estos son capaces de transportar el doble). Yo, ignorante de mí que cansado por el viaje y por la noche en vela intenté hacerme un reposacabezas para dormir con la bandeja de la comida, sólo conseguí darme un golpe con el respaldo del asiento de delante… En este punto tendré que recomendar que cualquier vuelo superior a 90 minutos que tengáis que realizar no lo hagáis con compañías LOW COST, ya que lo recordaréis como experiencia traumática. Eso sí, vender, lo que se dice vender, te intentan vender de todo, comida, bebida, tabaco electrónico, lotería , etc..,  vamos como un bazar(pero ni mucho menos de “todo a 100”).

                Ya aterrizados en nuestra deseada Norway, comenzaba la parte terrestre del viaje combinado entre buses-tren-tren-bus que transcurrió sin más sobresaltos que los ocasionados por el desconocimiento de que si tu bus se retrasa el tren con el que enlazas te espera. Caso especial es cuando pierdes el tiempo buscando una camiseta con la bandera de Noruega en la estación de Oslo, que entonces el tren no espera y te toca correr como unos posesos para no perderlo, verdad muchachos? En esta situación gritas al tren(por supuesto en español), y aunque nadie te entiende a ti te desestresa un poco.

Pequeña parada técnica en la estación de Oslo para reponer fuerzas, enlazar transportes y realizar necesidades fisiológicas en los "caros" servicios públicos (1,50€ al cambio), eso sí... muy limpios y "galácticos".

Qué bien nos vino el Peppes Pizza...

                El paisaje es espectacular: el recorrido en tren bordeando el fiordo de Oslo en sentido este-norte-oeste te hace olvidar todos los desagravios del vuelo, del cansancio, del viaje, y hasta te sabe mal quedarte dormido por el espectáculo que te puedes llegar a perder. Combinas la tranquilidad de las aguas, con un verde magnífico de la vegetación(no se si será este el color exacto, ya que soy hombre y mi asesora de colores no se encuentra en estos momentos en el domicilio…); por buscar un símil, podría ser algo parecido a la cornisa cantábrica, azul inmenso a un lado y verde variado al otro. Si a esto le sumas el silencio total dentro del tren, el respeto de unos pasajeros para con los otros, ausencia de gritos y voz alta, te hace entrar en otra dimensión…

                Un poco antes de llegar a Skien empezó a llover, pero al llegar a la estación ya estaba esperándonos nuestra amable anfitriona y organizadora del Stage, Shihan Eva, que nos acercó al dojo en su coche, y ya por fin nos instalamos en nuestros aposentos(el Team 1 llegó un poco más tarde, justo para empezar el entrenamiento).

                El Dojo de Skien se encuentra en una antigua fabrica de cerveza "reconvertida" en Cine y Dojo de Nanbudo...

Entrada delantera del Dojo.

Vista del Cine y entrada trasera del Dojo.

                Pronto nos encontramos con los compañeros noruegos que empezaban a llegar al dojo ya que la primera sesión infantil comenzaba en breve así como Doshu Soke Nanbu, que nos saludó con el gesto alegre que le caracteriza en cada reencuentro. Lo visto y practicado(que fue mucho y variado) os lo relato a continuación por sesiones y día:


SESION MARRONES-NEGROS 18:30-20:00 HORAS
Ceremonia Nanbudo  Nanatsu no chikara (7 fuerzas del Nanbudo)

KI NANBU TAISO con música

SOTAI RANDORI TORI

SOTAI RANDORI UKE

SOTAI RANDORI ICHI NO KATA – combinaciones Ichiban, Niban, Sanban,Yonban
SOTAI RANDORI ICHI NO KATA completo
SOTAI JUJI  RANDORI ICHI NO KATA- combinaciones Ichiban, Niban, Sanban,Yonban
SOTAI JUJI  RANDORI ICHI NO KATA completo
SHIHO TAI KU
Ceremonia Nanbudo  Mitsu no chikara( 3 principios del Nanbudo)

SESION CINTOS COLOR    20:00-21:30 HORAS
Ceremonia Nanbudo  Mitsu no chikara( 3 principios del Nanbudo)
KI NANBU TAISO
SOTAI RANDORI TORI

SOTAI RANDORI UKE

SOTAI RANDORI ICHI NO KATA – combinaciones Ichiban, Niban, Sanban,Yonban
SOTAI RANDORI ICHI NO KATA completo
SHIHO TAI TSUKI
SHIHO TAI TEN
SHIHO TAI CHI
SHIHO TAI HASU
SHIHO TAI KI
SHIHO TAI MIZU
NANBU SHODAN
Ceremonia Nanbudo  Nanatsu no chikara (7 fuerzas del Nanbudo)

                Tras la ducha y saludos con los compañer@s de otros países y dojos con los que nos volvíamos a reencontrar(recordar la asistencia de nanbudokas de países como Australia, Finlandia, Croacia, Francia(varios dojos), España,  Noruega(varios dojos) y Japón), nos fuimos a cenar la mayoría de los extranjeros con los organizadores, Renshi Shihan Rune, Eva y su esposo y Doshu Soke a un restaurante chino cercano. Nos recogimos pronto tras la cena, ya que el cansancio acumulado del viaje y el entreno hacía que nuestro maltrecho cuerpo pidiera cama. En estos momentos, cobró vida un personaje: el guerrero del antifaz, que nos sonsacó una sana carcajada, y porqué no, una lógica preocupación al principio, debido a los “ruiditos guturales”(o sea, ronquidos). Nos tranquilizamos al comprobar que cesaban al coger el sueño, aunque yo con el cansancio pensé( con lo reventado que estoy, ya puedes roncar, ya, guerrero…)

Nuestros comodos aposentos

El "guerrero del antifaz"...

Resto de aposentos "internacionales"

                Cuando salimos de cenar nos sorprendió agradablemente el comprobar que todavía no se había hecho de noche, a pesar de que eran más de las 11 de la noche... Esta foto está hecha a las 23:41 "exactamente" y se puede comprobar como todavía existe claridad en el cielo, y eso que la foto está hecha con el teléfono y no le hace justicia al momento.

Dicen las malas lenguas, que a las 4:15 de la mañana se volvía a hacer de día, aunque no nos levantamos ningún día a comprobarlo...